Anthony Zambrano, Hazaña en el Mundial de Atletismo

Por: Paul Tolosa   Colorstereo.net (Corresponsal Colombia)

Ganó la medalla de plata en los 400 m, con tiempo de 44,15 s. Una hazaña para el deporte colombiano.

Qué difícil es encontrar calificativos para hablar de la inmensa hazaña que logró el velocista colombiano Anthony Zambrano, tras la medalla de plata en los 400 metros planos del Mundial de Atletismo de Doha (Catar).

Es que, la verdad, las zancadas del corredor de tan solo 21 años dejaron al mundo con la boca abierta.
No era uno de los favoritos. Se encontraba por debajo de cinco hombres que llegaron a esa instancia con mejor marca que él, pero el nacido en Maicao, La Guajira, estaba en su día.

Lo hecho por Zambrano es un hito para el deporte colombiano. Nunca antes, lean bien, nunca antes un velocista del país había ganado una medalla en un Mundial. Anthony José es el primero que lo consigue, en un remate sensacional, explosivo, como es su característica.

Su partida no es la más veloz y trata de acomodarse en la segunda parte de la competencia cuando llega a la curva, pero una vez agarra la recta nadie lo para.
Pareciera que accionara el botón del turbo y con sus zancadas recorta camino, supera a sus rivales y en los 50 metros finales es una exhalación, se lleva por delante a todo el mundo y centímetros antes de la raya de sentencia mete la cabeza para marcar territorio.

De esta forma dejó con el bronce al estadounidense Fred Kerley y mirando un chispero a los otros cinco finalistas. No pudo con el bahameño Steven Gardiner, el gran favorito, pero esta medalla de plata tiene sabor a oro.

“Me superó el bahameño (Steven Gardiner, el campeón de la prueba), pero en el futuro hay otras competencias para poder superarlo yo”, precisó.

Y agregó: “Quería llevar el ritmo, como veníamos entrenando bajo techo, y lo logramos; pero seguiremos luchando, hay que seguir buscando los podios. Estoy especializado para correr 400”, dijo en la zona mixta. Así es Zambrano. Así es la nueva estrella del atletismo colombiano. Un hombre que jugó fútbol, pero que se quedó en el deporte base, al que llegó de carambola, en Barranquilla, ciudad a la que llegó con su mamá Miladis Zambrano cuando apenas tenía un año y cuatro meses, tras el asesinato de su padre, a quien no conoció.

Un hito, una hazaña
En este mundial fue de menos a más. Clasificó a la semifinal con tiempo de 45,93 segundos y el tercer lugar de la serie.

En la segunda fase de los 400 metros, Zambrano logró su casilla a la final con tiempo de 44,55 segundos, nueva marca nacional, y este viernes, con su segundo puesto, alcanzó un guarismo de 44,15 segundos y tumbó no solo la marca para Colombia, sino que instauró nuevo registro suramericano. ¿Algo más?

Nunca para de acordarse de los momentos más difíciles de su vida. Vive en uno de los sectores sociales más difíciles de Soledad, Atlántico, allí donde ha esquivado las balas, las pandillas y las drogas.

Si bien el atletismo colombiano cuenta con medallas de oro en mundiales de atletismo con Caterine Ibargüen (salto triple) y con los marchistas Luis Fernando López y Éider Arévalo, lo conseguido por Zambrano se convierte en uno de los resultados más importantes en la historia del deporte colombiano.

Anthony no se hizo solo. Cervantes, Suárez e Ibarra lo impulsaron, pero fue el técnico ecuatoriano Nelson Gutiérrez quien lo recibió en Quito, lo ‘adoptó’ y lo puso a entrenar fuerte con Bernardo Baloyes y Álex Quiñónez, quien fue bronce en Catar en los 200 metros.

La medalla de plata de Anthony José en el mundial es solo el comienzo de una carrera exitosa, la misma que tendrá en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 la próxima estación, y allí quiere emular a su ídolo, el estadounidense Michael Johnson, el amo y señor de los 200 y 400 metros, el hombre que le dio categoría a dicha competencia, tras sus oros en mundiales y en los Olímpicos, y quien ya habla con propiedad que el colombiano estará en el podio olímpico.