Funcionarios de salud advierten sobre anticipar una reapertura rápida de negocios en USA

Redaccion EFE   Colorstereo.net

Los altos funcionarios de salud de EE.UU y algunos gobernadores advirtieron el domingo contra una reducción demasiado rápida de las restricciones establecidas para combatir el coronavirus, mientras que los deseos del Presidente Trump de abrir los negocios en Pascua se frustraron con la mayoría de los estadounidenses permaneciendo en sus hogares.

Después de una semana en la que la cifra de muertos en EE.UU por COVID-19 se elevó por encima de 20,000, una duplicación del total de decesos de una semana antes, hubo signos crecientes de que el número de nuevas hospitalizaciones y pacientes que necesitaban cuidados críticos disminuía, incluso en Nueva York que representa aproximadamente la mitad de los casos diagnosticados del país.

En un mensaje de Pascua, Trump telegrafió sus continuas esperanzas de un rápido final a las restricciones de quedarse en casa que en gran medida han cerrado la economía de Estados Unidos. Eso ha impulsado el desempleo a niveles no vistos desde la Gran Depresión, con más de 16 millones de personas buscando beneficios al quedarse sin trabajo.

“En este momento, estamos manteniendo la separación; nos estamos librando de la plaga”, dijo el presidente en un video publicado en Twitter. “Pero estamos ganando la batalla, estamos ganando la guerra, volveremos a estar juntos en las iglesias, uno al lado del otro”.

Desde que abandonó su objetivo de Pascua, que Trump ahora dice que era “aspiracional”, el presidente ha mencionado repetidamente el 1 de mayo, a menos de tres semanas de distancia, como un nuevo objetivo para comenzar a aliviar las restricciones.

Pero los expertos en salud pública dentro y fuera del gobierno buscaron atenuar las expectativas para cualquier movimiento dramático de “cambio de luz”, como lo expresó el Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno.

En el mejor de los casos, dijo Fauci, el 30 de abril, cuando expiren las pautas establecidas por Trump, será un momento para reevaluar si podría comenzar una relajación lenta.

“Esperamos que para fin de mes podamos mirar a nuestro alrededor y decir: ‘Bien, ¿hay algún indicio de que podamos comenzar a transitar de manera segura y cautelosa?'”, dijo Fauci, el experto en salud pública más conocido en el equipo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus, en el programa “State of the Union” de CNN.

“Si existe ese indicio, hazlo”, indicó. “Si no, simplemente continúas las restricciones”.

Fauci y otros expertos en salud temen que si el país termina las políticas de distanciamiento social demasiado pronto, el virus podría comenzar a propagarse rápidamente, causando un aumento nuevamente de enfermedades y muertes.

A pesar de sus frecuentes conversaciones sobre el tema, Trump no tiene la autoridad para ordenar la reapertura de empresas, escuelas y otras instituciones. La mayor parte de ese poder está en manos de gobernadores y alcaldes, que en general han sido mucho más reacios a establecer plazos anticipados.

El domingo, varios subrayaron la necesidad de esperar y observar.

“Cualquier tipo de reapertura o restauración económica depende ante todo de una recuperación completa de la atención médica”, dijo el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, en “Face the Nation” de CBS.

“Si transponemos esos pasos o comenzamos a querer recuperarnos demasiado pronto, me temo que, según los datos que estamos viendo, podríamos estar arrojando gasolina al fuego”, manifestó Murphy.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, que apareció en el mismo programa, dijo que las autoridades “no pueden abrir la economía hasta que nos aseguremos de tener todos los controles de atención médica en su lugar”.

“Eso significa pruebas generalizadas, rastreo de contactos, y tenemos que ver no sólo un aplanamiento de la curva, sino una inclinación hacia abajo”, señaló, y “estamos en la dirección correcta aquí en Chicago”.

Expertos gubernamentales y académicos en salud respaldaron ese punto. El comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos, Stephen Hahn, dijo que cualquier decisión sobre la reapertura debe estar “basada en datos”.

Al presentarse en “This Week” de ABC, Hahn declinó decir que la fecha del 1 de mayo era fatalista para repensar los cierres.

“Es un objetivo, y obviamente tenemos esperanzas sobre ese objetivo, pero creo que es demasiado pronto para poder decirlo”, declaró.

Hahn dijo que cree que Estados Unidos estaba “muy cerca del pico” del brote actual, aunque Fauci y otros expertos han advertido de un resurgimiento si los controles se levantan demasiado pronto.

Los protocolos de prueba actuales no son lo suficientemente fuertes como para sofocar rápidamente cualquier resurgimiento, advirtió Tom Inglesby, director del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud.

“Creo que será demasiado pronto abrir el país el 1 de mayo”, dijo Inglesby en “Fox News Sunday”, aunque apuntó que puede haber partes de Estados Unidos que estén “listas para algunas reaperturas limitadas” en ese momento.

“Si no tenemos cuidado cuando atenuemos el distanciamiento social, recrearemos las condiciones que existían a principios de marzo”, advirtió Inglesby.

“Necesitamos tener la capacidad en el momento que alguien diga ‘siento que tengo gripe o neumonía’, pueda ser ingresado a una clínica, a un hospital o a un centro de pruebas y hacerse la prueba ese día y tan pronto se tengan los resultados poder aislarlos e identificar a sus contactos”.

Después de que Fauci se refirió a la semana que habían vivido en Nueva York como “terrible de sufrimiento y muerte”, el gobernador Andrew Cuomo señaló una nivelación en los casos, en función del número de nuevas hospitalizaciones.

“No estamos viendo una gran disminución en los números, pero sí un aplanamiento”, manifestó Cuomo en una sesión informativa el domingo. Aún así, la cifra ha sido desconcertante: el sábado marcó el sexto día consecutivo en que más de 700 personas en el estado murieron por el virus, dijo.

Si bien Trump ha enfatizado que hay que enfocarse en una reapertura, Cuomo se mantuvo orientado en prevenir la propagación de la infección, firmando una orden ejecutiva para que los empleadores en negocios esenciales como las tiendas de comestibles proporcionen mascarillas a los trabajadores que están en contacto con el público.

El arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, consideró que el cierre de iglesias en Semana Santa, uno de los días santos más importantes, fue un recordatorio de los valores morales y espirituales que subyacen a las medidas de aislamiento destinadas a detener el brote.

“Dios nos dijo que debemos prestar atención al bien común”, manifestó en “Face the Nation”.

“Tenemos que escuchar a los expertos, a los médicos, a los científicos. Debemos poner atención a nuestros funcionarios cívicos”, dijo el cardenal. “Dios nos está diciendo ‘Usa tu cerebro, usa tu prudencia, usa tu sentido común. No tientes al Señor'”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *