La última conversación entre el helicóptero de Kobe Bryant y la torre de control

Por: Javier Tolosa   Cololorstereo.net

Kobe Bryant, leyenda de la NBA, falleció con su hija Gianna y otras siete personas después del accidente del helicóptero, el cual chocó en Calabasas, California. La tragedia enlutó al deporte mundial.

El destino del vuelo de Kobe Bryant era el aeropuerto de Burbank. Sin embargo, tuvo que esperar 15 minutos para recibir la autorización de aterrizar. Ahora se reveló el último contacto del helicóptero con la torre de control.

“¡Estás volando demasiado bajo!”, fue el aviso para el helicóptero de Bryant al cual se le pide que vuelva a coger altitud. La nave deja de contestar a la radio a las 9.47 y se pierde la señal, informaron medios internacionales.

El helicóptero se estrelló contra una ladera y estalló en llamas al tener todavía una gran cantidad de combustible porque apenas lleva 40 minutos de vuelo.

El portavoz del Departamento de Policía de Los Ángeles, Josh Rubenstein, señaló que la División de Apoyo Aéreo del departamento decidió que sus helicópteros permaneciesen en tierra el domingo por la mañana.

Debut con ¡¡ 0 puntos!!…

Kobe Bryant, hasta el sábado el tercer máximo anotador de la historia de la NBA, no anotó en su primer partido con los Lakers. Elegido por Charlotte en el puesto 13 del sorteo de 1996, la “Mamba Negra” fue una apuesta fuerte de los angelinos, que se hicieron con él enviando a Vlade Divac a los Hornets.

No debutó, sin embargo, hasta el segundo partido de esa temporada 96-97 y tan sólo jugó 6 minutos contra Minnesota, en los que no logró anotar. Fue el 3 de noviembre de 1996, con 18 años, 2 meses y 11 días. Era el más joven de la historia entonces.

despedida con 60!!

Kobe se fue a lo grande. A la altura de su leyenda, firmó en su último partido con los Lakers una actuación sublime, el 14 de abril de 2016. Con 37 años, anotó 60 puntos contra los Jazz, en la victoria por 96-101.

Entre sus hitos anotadores también figuran los 81 puntos que le endosó a Toronto Raptors, el 22 de enero de 2006.

La ciudad de Los Ángeles nombró el 24 de agosto el “Día de Kobe Bryant”

24/8 los dos números que vistió con los Lakers fueron el hilo conductor que eligió el consistorio angelino en 2016 para dedicar ese día a la figura de Kobe Bryant. 20 años de fidelidad a la franquicia y su dedicación a obras benéficas para la ciudad le valieron contar con un día en su honor.

Los Lakers, además, retirarían en diciembre de 2017 ambos números. “Gracias a todos, Mamba out”, señaló entonces el exjugador.

Leyenda del baloncesto y forofo del fútbol

El fútbol fue su otra gran pasión. De niño, Kobe vivió en Italia entre 1984 y 1991 -su padre Joe “Jellybean” Bryant fue jugador profesional- y ahí nació su afición al balompié. No siguió los gustos de su progenitor -seguidor del Inter- sino que se decantó por el Milán y Frank Rijkaard era su ídolo. Por eso no perdió la ocasión de conocerle cuando durante una visita a Barcelona en 2007 acudió al entrenamiento del Barcelona para encontrarse con el entonces técnico azulgrana. Un año antes, Kobe comenzaba su amistad con Ronaldinho, durante una gira por Estados Unidos de los azulgrana.

Incluso al ser preguntado antes de los Juegos Olímpicos de Pekín que a qué deportistas le gustaría conocer respondió sin titubear: “A Messi y la brasileña Marta”.

Ganador de un Oscar

“Ni en mis sueños más salvajes pensé que formaría parte de la industria del cine y mucho menos que estaría en los Óscar”. Así expresaba a Efe el 28 de febrero de 2018 cómo se sentía en el almuerzo de nominados organizado por la Academia de Hollywood.

Su sorpresa por esa mención aumentaría el 5 de marzo, tras recibir la estatuilla dorada al mejor cortometraje de animación por “Dear Basketball”, una emotivo relato de amor al baloncesto.

“Esto es mejor que ganar un campeonato de la NBA, para ser sincero. Lo juro. Cuando era niño soñaba con ganar títulos y trabajé mucho para hacerlo realidad. Pero que ocurra esto de forma completamente inesperada… Muchos me preguntaban qué haría tras retirarme. Y siempre dije: quiero escribir. Quiero contar historias”, señaló el icono.”Y tengo un montón de ellas. Pero nadie me tomaba en serio realmente cuando lo decía. Me decían que estaría deprimido cuando el baloncesto acabase y que volvería a jugar. Así que estar hoy aquí es una locura”, manifestó entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *